La Justicia Reproductiva

La justicia reproductiva es un movimiento activista para acceso completo a los derechos y cuidado de salud reproductiva y sexual. Como explica SisterSong, “Mujeres indigenas, mujeres de color, y las personas transgenero* siempre han luchado por la justicia reproductiva, pero se inventó el término en 1994…por un grupo de mujeres negras reunidas en Chicago.” Los movimientos de derechos humanos para la mujer más convencionales, históricamente se han centrado en voces blancas, retórica de “elección”, y el aborto, ignorando otros asuntos relacionados al acceso, seguridad, y el cuidado, que impactan a las mujeres Negras (de origen Africano), Indigenas, Latina/o/x, y otras mujeres y personas transgenero de color disproporcionadamente. 

 

La Justicia Reproductiva (JR) exige derechos para cada individuo. Loretta Ross y  Rickie Solinger definen los principios fundamentales de JR como los siguientes:

 

  1. el derecho a no tener hijos

  2. el derecho a tener hijos

  3. el derecho a criar hijos en un ambiente sano y salvo

  4. el derecho a la autonomía sexual y corporal 

 

Estos principios crean una conexión entre los derechos y salud reproductiva, con otros temas como una educación de calidad, viviendas justas, acceso a servicios y recursos de salud, estatus migratorio y protecciones relacionadas, al igual que a la violencia policial. 

 

Los promotores de salud que aparecen en este sitio trabajan con comunidades Latinas y comunidades inmigrantes para mejorar la educación, recursos y servicios, y para abogar por la justicia reproductiva y la salud sexual. Los promotores son expertas creando confianza. Con esta habilidad que tienen para crear y establecer confianza y seguridad con los demás, la gente seguido les habla sobre cosas íntimas, e historias vulnerables y a veces historias traumáticas. Las experiencias de las mismas promotoras con la justicia reproductiva tienen muchas dimensiones: mientras están batallando con el peso de las experiencias y desafíos de otros, ellas tienen el peso de sus propias historias y experiencias de injusticias reproductivas. Mientras hemos estado en el proceso de reflexionar y escribir sobre la justicia reproductiva, hemos enfatizado la necesidad de cuidarnos a nosotras mismas y nuestras historias, al igual que a las demás y sus historias. Al hacer eso, a veces es mejor no compartir nuestras historias con los demás si no podemos confiar en ellos con estas historias y partes de nosotras.

Este proyecto de escritura comunitaria tiene como objetivo crear un espacio para los promotores para que reflexionen y compartan sus historias - sobre cómo llegaron a ser promotores, como la justicia reproductiva forma parte de su trabajo, y cómo sus experiencias vividas han impactado quien son hoy en día.